Ya hemos pasado la primera parte del examen. Ahora algunas orientaciones para la segunda parte.




En varios tipos de oposiciones se realiza un ejercicio oral, contando con un tiempo de preparación previo que oscila entre treinta minutos y dos horas y media durante las que se puede utilizar el material que el opositor considere conveniente llevar. Suele conocerse como “encerrona”, ya que después de sortear y elegir tema, el opositor es introducido en una sala en la que permanece aislado hasta que van a buscarle. 

Para este ejercicio dispones de una hora, por lo que conviene distribuir muy bien el tiempo, que no debe faltar pero tampoco sobrar mucho. (Ver apartado 23. “Control del tiempo”).

El día que entras al examen oral llevarás todo el material posible que te pueda ser útil. Hay unos carritos transportadores muy prácticos y con ellos hemos comprobado la escasez de vados en las aceras. 

Debes cargar con el temario completo, todos los esquemas, las programaciones y unidades didácticas desarrolladas y algunos libros. Por supuesto que en dos horas no podrás hacer nada que no hayas trabajado antes, pero impresiona al tribunal lo preparado que vas. Es decir, vas a trabajar el esquema que ya tienes hecho y, en esas dos horas, vas a ensayar su exposición añadiendo alguna notita, pero es imposible preparar bien un tema en dos horas si no se tiene elaborado de antemano.

Si tienes hechos los esquemas de los temas, lleva copias. En caso contrario y si dispones de tiempo puedes preparar el esquema en una transparencia (acetato) para retroproyector (ver apartado 22. “Uso de medios técnicos”) o hacer copias del esquema para el tribunal. Queda “de cine” cuando dices: “He preparado copia del esquema que voy a desarrollar por si algún miembro del tribunal quiere seguirlo...” ( y lo dejas al alcance del presidente, como sin importancia ).

Esto es jugar fuerte porque dejas en sus manos toda la estructura, te comprometes a desarrollarla en su totalidad y no puedes dejar puntos sin exponer porque se darán cuenta. Pero ya decíamos al principio que ibas a por la plaza y ésta no se deja querer por los mediocres. Hace más de 2000 años decía Virgilio: Audaces fortuna juvat: la fortuna ayuda a los audaces.

Con el esquema en pantalla, o en la mano si el tribunal lo acepta, los tienes a todos pendientes de ti y estás haciendo algo tan distinto a los demás opositores que ya te colocas en el segmento de los que “puntúan alto”.

Aunque hay tribunales que sí permiten el uso de recursos tecnológicos, siempre y cuando los aportes tú, también es cierto que no se ha generalizado su uso y que pueden no permitirlo. Sin embargo es un golpe de efecto magnífico manifestar y mostrar al tribunal que llevas preparado el tema para su exposición con los recursos tecnológicos más actuales. Así quedará patente tu imagen de profesional actualizado.

Otra alternativa puede ser no dar el esquema al principio pero, una vez terminada la exposición, entregar al tribunal el esquema del tema desarrollado y la documentación que hayas preparado (¡Cuidado! No des el que lleva tus estrategias mnemotécnicas). “Les dejo el esquema-guión del tema expuesto y las referencias de documentación utilizada, por si les parece oportuno que aclare algún punto o debatir algún concepto”.


Elección del tema

Hay temas que son más lúcidos para redactar que para exposición verbal y viceversa, lo cual debes haber previsto en tus ensayos de selección previa, tal y como hemos visto en el punto anterior sobre elección de tema para el examen escrito. En el caso del profesorado, en este momento se trataría de elegir Unidad Didáctica.

En este apartado entran, además, otras variables que es conveniente conocer, tales como:

  • Qué temas (o unidades) han ido saliendo a opositores anteriores, para que el tuyo no esté muy visto.
  • Éxito y valoración que han tenido.
  • Cuáles pueden ser más motivadores para el tribunal según el perfil de sus miembros, que ya debes conocer.
  • Cuáles están más relacionados con tu práctica personal.
  • Preguntas que ha hecho el tribunal y que te producen pánico o que, por el contrario, te las has preparado por si las repiten. 
  • Especialidades de los miembros del tribunal (ver el apartado 11.1. “Conocer al tribunal”).
  • El tema más novedoso y menos utilizado por su dificultad.
  • El que te sientas más seguro porque tiene más posibilidades teóricas y prácticas.

Relación del tema con el currículo

En las pruebas de acceso de funcionarios docentes a otros cuerpos docentes incluidos en un grupo de clasificación superior, los aspirantes exponen oralmente un tema de la especialidad de entre seis extraídos al azar. 


La exposición se completa con un planteamiento didáctico del tema expuesto con el currículo establecido por la administración educativa que convoca. Este requisito vendrá especificado en la convocatoria.

En esta segunda parte no se trata de la exposición científica del tema, sino de hacer una adecuación didáctica de dicho tema referida a un determinado ciclo o curso elegido libremente por el aspirante. 

Para darle altura científica al tema has tenido la primera parte de la exposición, donde has sacado a relucir tus conocimientos “científicos”. Ahora se trata de que el tribunal conozca cuáles son tus dotes de profesor/maestro ante un alumno hipotético pero concreto.


Existe un currículo para cada etapa educativa que ha sido determinado, de forma diferenciada, en cada Comunidad Autónoma a partir de los mínimos estatales: 55% para comunidades con lengua cooficial y 65% para las que no la tengan (LOE, art. 6.3). Por tanto, el opositor debe conocer el currículo de la comunidad por la que se presenta para poder establecer la relación correcta. Como ayuda, ofertamos en Anexo I las direcciones y páginas Web de las diferentes Comunidades Autónomas en las que se puede obtener información.

A la “encerrona” debes llevar el Decreto de currículo porque es básico para este apartado.

Defensa de la Programación y de la Unidad Didáctica

No se trata de “dar una clase” sino de presentar cómo pensamos organizar una materia y explicar cómo la vamos a poner en práctica. Aquí son aplicables y debes poner en práctica todas las estrategias que proponemos en este libro: piensa que te lo juegas todo. 

En primer lugar debes tener claro el tiempo que la convocatoria te concede para cada una de las partes de la exposición (presentación + unidad + debate). La presentación de la PD suele tener poco tiempo pero, además, recuerda que es menos valorada que la Unidad Didáctica.

La exposición comienza por el “marco de referencia”, donde vas a tratar, prácticamente, los mismos aspectos que el resto de opositores de tu especialidad, pero destacando la importancia vital de la materia en el desarrollo integral del alumno en función del contexto que has previsto. Para constatar la importancia del contexto recuerda el cuento del enfrentamiento entre un cocodrilo y un oso ¿Quién gana? Depende de que el contexto sea el agua o tierra seca.

Te conviene hacer una síntesis de los principios metodológicos y aprenderlos de memoria. Ejemplo: La actividad constructiva del alumno... Proporcionar oportunidades para la práctica de los nuevos conocimientos... Garantizar la funcionalidad de los aprendizajes...

Después continúas diferenciándote más, pues sigues los puntos que has tratado en tu programación destacando que su organización es fruto de tu experiencia por los años que llevas de docente. Los objetivos y contenidos están prescritos en el Decreto de currículo, pero tú los vas a presentar de una forma muy organizada y secuenciada (como te hemos propuesto) para evitar, en la mayor medida posible, la improvisación, porque para eso se programa. 

Puedes aportar cierta originalidad si das prioridad en el tratamiento a “procedimientos” o “conceptos” según el área o materia. En el primer caso estarían las materias relacionadas con las lenguas, enseñanzas artísticas y tecnológicas y en el segundo las ciencias sociales, de la naturaleza, etc.

Ten en cuenta que la selección, organización, contextualización y coherencia de los objetivos tienen un peso importante en la valoración del tribunal.

La temporalización es esencial, dentro de la flexibilidad que, diferentes situaciones, noticias o hechos novedosos puedan aportar para desarrollar una unidad didáctica ocasional. A ser posible, se especificarán los criterios que se han tenido en cuenta para hacer esa secuenciación y temporalización y no otra.

El aspecto más importante de toda la PD es la metodología. Donde tú puedes ser más original es en tu “personal forma de enseñar”. Por ello debes desarrollar todos los puntos que te hemos propuesto en el apartado e) utilizando todos los recursos posibles y proponiendo un rico abanico de actividades. Recuerda que los alumnos no son homogéneos, así que en tu metodología debes tener prevista la actuación con diversos grados de profundización.

Puedes enriquecer la metodología con aportaciones personales en función del tema, tales como “método de proyectos”, “centros de interés”, “trabajo cooperativo”, “planes de trabajo individualizado”, etc., así como con la utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La evaluación también es muy valorada por el tribunal, por lo que conviene que destaques los criterios, describas los diferentes instrumentos que vas a utilizar, determines la ponderación de las calificaciones, establezcas los tiempos y pongas de manifiesto que la evaluación se realiza para introducir los cambios necesarios que propicien el mejor desarrollo de alumno. Ver Las evaluaciones del Sistema Educativo, editado por el Consejo Escolar de la Región de Murcia.

Además de los criterios de evaluación que has encontrado en el Decreto, puedes aportar otros a tener en cuenta, tales como: asistencia, participación, esfuerzo, interés, propuestas interesantes, cooperación con otros alumnos, etc. Debe quedar claro que la evaluación será continua e integradora.

Todos los aspectos, tanto de la PD como de la Unidad Didáctica, son interesantes y hay que citarlos para que el tribunal compruebe que no los olvidamos y que tenemos un conocimiento amplio y completo de todos ellos; sin embargo, los pesos específicos son objetivos, metodología y evaluación.

Todas las orientaciones citadas se harán de forma sucinta en la presentación de la PD y con mayor desarrollo en la Unidad Didáctica. 

En la Unidad Didáctica hay que hacer mayor hincapié en las actividades, donde puedes y debes ser una persona tremendamente original, rica y creativa. Para ello has preparado los anexos a la PD. Una de las cosas que más atrae al profesorado es disponer de materiales y recursos y los miembros del tribunal son profesores. Con un rico panel de actividades se motiva, se desarrollan los contenidos y se consiguen los objetivos. 

Como decimos en otro apartado, en el momento de exponer hay que mantener los ojos en el tribunal. La mirada evasiva o desviada hacia un lado constantemente, da sensación de inseguridad. 

Con la mirada se interroga al tribunal sobre lo que estás afirmando. “Estamos de acuerdo en que la Programación Didáctica es un documento básico para el proceso de enseñanza/aprendizaje organizado...” (inflexión de voz durante tres segundos de respiración, mirada interrogante, algunos miembros del tribunal te miran y asienten. Estás ganando puntos). Esto te refuerza y además induces al acuerdo con tu exposición.

¿ESTAS PREPARANDO LAS OPOSICIONES DE EDUCACIÓN INFANTIL? PUES NO LO DUDES MÁS. ENTRA EN WWW.OPOSICIONINFANTIL.COM . ESTA PAGINA CONTIENE MATERIALES EXCLUSIVOS PARA LAS OPOSICIONES DE INFANTIL. ENCONTRARÁS TEMARIOS, PROGRAMACIOMANES, SUPUESTOS, PROYECTOS, DEFENSA PROGRAMACIÓN, ETC.


....................................................


NUESTROS MATERIALES PARA LAS OPOSICIONES EN LAS PRINCIPALES PLATAFORMAS
ACCEDE A NUESTROS CANALES DE BUBOK, LULU, CASA DEL LIBRO